Archivo de la categoría: Selección Autores

José Antonio González

UNAS PALABRAS DEL AUTOR

Mis inicios en este maravilloso mundo del Haiku-dô, se remontan al año 2006, cuando casualmente me topé con un artículo de José Luis Martínez Arteaga, entresacado de su libro “Literatura Uno”, en el que se hablaba del Haiku como si se tratara de una coplilla o de otro tipo de composición poética al estilo de Occidente, es decir, utilización de la rima, de la metáfora, del juego de palabras, etc.

Por mis manos pasaron autores como Alfredo Boni de la Vega, José Juan Tablada Acuña, Andrés Neuman o Mario Benedetti.

A medida que fui adquiriendo información al respecto, pude comprobar que el Haiku-dô era otra cosa, y que para entender y escribir haikus debía ajustarme a la manera de hacer de sus creadores y aceptar que, si quería hacerlo de un modo respetuoso y honesto, tendría que beber de sus fuentes y luchar por apaciguar la inevitable “herida poética” de nuestra cultura.

 

****************

 

tras los alcores

la luz se desvanece;

suenan esquilas

*

al sol se agitan

bajo el hielo del charco,

ninfas de libélula

*

llueve en el campo;

el vuelo de un cuervo

entre los riscos

*

luna con halo;

huye de una lechuza

la musaraña

*

sol de febrero;

en el fondo del pilar

brillan las carpas

*

luna velada;

el paso de las grullas

toda la noche

*

remolino de polvo;

entre las piedras

la codorniz

*

huele a tomillo;

la liebre en un surco

agazapada

*

nublo de abril;

la hormiga arrastra un ala

de saltamontes

*

suena un cencerro;

se lanza a la poza

el galápago

*

chirría la noria:

los ojos vendados

de la burra

*

viento del Sur;

van los espulgabueyes *

tras el arado

 

*Espulgabuey: Garcilla bueyera

 

María Isabel Vidal Angeleri

UNAS PALABRAS DE LA AUTORA 

Soy María Isabel Vidal Angeleri. Nacida en Caleta Olivia, Provincia de Santa Cruz, Argentina.

Profesora en Ciencias Naturales. Especialista en gestión de Centros Educativos. Artista plástica. Actualmente jubilada.

Me inicié en el haiku en Paseos.net en el año 2009 y en El Rincón de Haiku en 2010. Me resulta gratificante el contacto con la naturaleza, observar el despliegue de la vida en el mar y en la estepa que son los ambientes que nos rodean. Es muy emocionante. El haiku me posibilita esto que para mí es una filosofía de vida.

Participé en Periodista Digital en: “Ensaya tu haiku” (2009-2010) Taller del Prof. Vicente Haya.

Cada día sigo aprendiendo con los comentarios de compañeros y la lectura de otros materiales.

*************************

Primeras luces.

El color de la violeta

que está entre el hielo

*

Matas en flor…

Zigzaguea una mara

sendero arriba

*

Aves migratorias…

Se deshace la espuma

entre las piedras

*

Aún la nieve…

Por la senda en penumbras

un zorro gris

*

Bajamar

La cachorra regresa

trayendo un alga

*

Tarde de abril.

Con cada ola el sonido

entre las piedras

*

Sol en la estepa.

Corretean entre matas

crías de zorro

*

Trae el gaviotín

un cornalito en el pico

Frescor de ocaso

*

Viento de otoño.

Sobre la roca pequeñas

bellotas de mar

*

Tarde de enero.

Sin más se abrió la espata

del agapanto

*

Junto a la violeta

se inclina una espiga.

Ninguna nube

*

Dentro del viento…

el vuelo de las crías

de golondrina

*

Con sámaras de olmo

ha hecho su nido

el trepador

*

En la camelia

un pimpollo a reventar

Copos de nieve…

 

 

Ángeles Millán García

UNAS PALABRAS DE LA AUTORA

Saludos estimad@s compañeros, nací en 1956 en Huéscar (Granada). Soy la séptima hija de una familia de nueve hermanos. A finales de los años sesenta nos trasladamos a vivir a Cornellá de LLobregat (Barcelona); en la actualidad vivo en Palamós (Girona).

En el año 2014 leo “Sendas de Oku” de Matsuo Bashô “y quedo impresionada por la sencillez y la belleza del haiku.

¿Qué tiene este breve poema para que llegue tan hondo? No lo sé, me lo he preguntado para hacer este escrito. La intuición me dice que no es necesario saberlo para leer o escribir haikus.

Algo inexplicable de la realidad se nos muestra en cada uno, como si ella nos estuviera hablando a través de esas palabras que surgen del silencio. Autenticidad dice Onitsura.

Digo “haiku” y me lleva a la infancia; al olor de los higos que mi padre cogía al amanecer y dejaba sobre un lecho de hojas de higuera en la mesa de la cocina. Al gato que un camión atropelló aquella tarde de frío.

Puedo ver la nieve en la sierra una mañana de invierno. Meto las manos en los bolsillos y todavía siento el calor de las piedras calientes.

Haiku…y estoy durmiendo en los campos de trigo una noche de verano. Oigo el sonido de los carros cargados de garbanzos tiernos y cebollinos.

Digo” haiku”; corre el agua en la acequia mientras el gallo canta al amanecer en el corral.

Intuyo que, en este camino del haiku y de la vida, estoy aprendiendo a desaprender para volver a jugar con mirada inocente al ¡Veo, veo!…; -¿Qué ves?:

 Parece árbol

posado en una rama,

el saltamontes

 Mari Ángeles Millán García (Hikari)

********

Se alza la niebla

Las zarzas del sendero

llenas de moras

*

Luna de invierno…

esparciendo cenizas

sobre las olas

 *
Un pajarillo

roza las hojas secas…

la medianoche

*

Crecen las nubes…

el hombre de la leña

espanta al mirlo

*

Alba de invierno…

al fondo de las cuadras

cocean los potros

*

Traen en la ropa

el olor de la lumbre –

noche de lluvia

*

Batir de alas…

la luz del sol alcanza

los higos verdes

*

Claro del bosque –

Repleta de vilanos

la telaraña

*

Sol en las malvas;

lleva un grillo en la boca

la lagartija

*

Mar en calma

Se ondulan en la roca

las algas verdes

*

Hilos de luz

bajo el techo de cañas

El hormiguero

 *

*La autora no tiene blog. Publica algunos de sus haikus en su perfil de facebook “Mari Angels Olmo”.

 

Pilar Carmona

 

 

UNAS PALABRAS DE LA AUTORA

  Conforme se cumplen años, es más perceptible la fugacidad de la vida y se le da valor a cada momento, por lo que captarlo e interiorizarlo enriquece. No hubiera llegado al fondo de esta reflexión sin haberme iniciado en el camino del haiku. Agradezco profundamente al poeta, ya fallecido, Francisco Basallote, por alentarme a dar los primeros pasos, introduciéndome, a su vez, en la lectura de poetas clásicos japoneses con los que descubrí una cultura apasionante. A partir de ese caminar, se originó en mí un nuevo concepto de todo lo vivo: árboles, ríos, flores, insectos, aves… y fui consciente de una completa fusión con ellos.

Contaba con los elementos y el haiku me ofreció la oportunidad de darles forma, sin que se diluyera lo que me habían transmitido y transmitirlo. Cuando sale a mi encuentro lo recibo emocionada. Cada amanecer espero y deseo abrir los ojos para abrazar el maravilloso regalo de unas nuevas sensaciones generadas a través de la contemplación.

Pilar Carmona Pérez (Piluca C.P.)

 

********

Por el riachuelo…

la rama donde hiberna

el caracol

*

Junto a las ascuas

los pulpos empalados-

Mar en calma

 *

Nube de mosquitos –

Se despereza un gato

bajo la higuera

*

Río en otoño-

La sombra del cormorán

contracorriente

 *

Olor a pino –

Surge de la espesa niebla

un petirrojo

 *

 Vareando almendros –

Una mujer a la sombra

amamanta a un niño

*

Brotes de hierba-

El arroyo salpica

al mirlo muerto

*

La gata lleva

en su boca a la cría –

Lluvia nocturna

*

Almendro silvestre-

En la rama partida

liba una abeja

*

    Anochecer –

El temblor de la garza

bajo la lluvia

*

Al sol se pudren

    las naranjas caídas –

El vuelo del cuco

 *

El mar se lleva

  unos pétalos rojos –

Atardecer

 *