Todas las entradas de: el rincón del haiku

Mañana del 14 de septiembre (Shiki Masaoka)

Nota de introducción al texto.

A escasos días de su muerte, Shiki seguía escribiendo breves entradas en su diario Una cama de enfermo de seis pies de largo. El día 16 de septiembre no se publicó ninguna, sin duda porque dos días antes (los que tardaban en publicarse una vez escritas), el 14 de septiembre, escribió su último trabajo en prosa, que tituló Mañana del 14 de septiembre. Como no tenía fuerzas para escribirlo, se lo dictó a Kyoshi.

He hallado dicho texto hace un par de días (finalmente se publicó en Hototogitsu el 20 de septiembre), y solamente publicado en idioma japonés. Sin tiempo para pedir ayuda, he pensado publicar el texto traducido por Google Traslations y DeepL Traductor. Lo sé, no es lo deseable, pero al no tratar sobre una teoría que pueda conducirnos a errores extremadamente graves, nos permite hacernos una idea de qué escribía Shiki unos días antes de fallecer, y quedamos a la espera por si alguien se quisiera animar a traducir, corregir, sugerir cambios, etc. pues el texto original se puede encontrar en japonés pinchando aquí. Cualquier mejora, comentario, etc. o nueva traducción, será muy bienvenida. No hay nada comparable, ni cercano, a una buena traducción realizada por una persona conocedora del idioma y experta en ello. Gracias

Mañana del 14 de septiembre

(Shiki Masaoka)

Traducción: Google Traslations y DeepL Traductor
Compilación: Elías Rovira

Esta mañana, me he despertado cubierto por el mosquitero. Todavía estaba medio absorto, pero me desperté y dije: ‘Eh, eh, eh’. Mi hermana menor, que dormía en la habitación de al lado, y Kyoshi, que dormía en el tatami, respondieron al mismo tiempo y se levantaron.

Kyoshi se había quedado desde la noche anterior para cuidarme. Abrió las persianas. Ha quitado la mosquitera. En ese momento, sentí una especie de malestar en la boca y una sed que me dejó completamente seco, así que me comí unas diez uvas Koshû que me habían puesto en la bandeja junto a la almohada. El sabor era indescriptiblemente delicioso. Me he sentido como si hubiera estado bebiendo de un tallo de oro. Desaparecido el sueño y cada vez más despierto, he empezado a sentir una sensación de ansiedad y dolor en mi cuerpo. Por supuesto, había un motivo para hacer venir a alguien en este momento, así que inmediatamente se llevaron las cosas sucias esta mañana.

Mi estado cambió repentinamente hace cuatro o cinco días, y mis piernas, que apenas había podido mover, se hincharon de repente como si estuvieran llenas de agua, y no pude moverlas durante unos cinco minutos. Cuando he intentado mover las manos parece que estuvieran bajo una gran roca, y en mis piernas, que permanecían inmóviles, sentí un dolor extremo. He experimentado a menudo varios tipos de dolor, pero es la primera vez que siento un dolor tan extremo.

Por esta razón, desde hace unos días hay signos de una especie de malestar en esta “habitación de hospital”, debido a mi sufrimiento, al alboroto en la casa y a las visitas de mis amigos que también me cuidan. Muchos de mis amigos (Hekigotô, Rokkotsu, Sachio, Hotsuma, Takashi y Setsu) que habían venido la noche anterior también se fueron, y era alrededor de la una cuando me dormí. Esta mañana me he despertado y he comprobado que mis piernas estaban tan inmóviles como el día anterior, pero mi espíritu estaba muy tranquilo, probablemente porque anoche había dormido profundamente casi sin interrupción. Tenía la cara un poco girada hacia el sur y no podía moverme en absoluto, pero seguía mirando tranquilamente por el shoji de cristal. Eran poco más de las seis y el cielo estaba brumoso y nublado, pero no había ni una pizca de viento. Los estantes de bambú frente a la ventana tienen una altura de un ken y medio con tres paneles de caña sobre ellos, y las diez o más calabazas-esponja (luffas) que suben desde el lado este de los estantes, son todas estériles y aún no han llegado a la parte superior de los mismos. Sólo hay unas pocas flores. Delante de ellas, la patrinia es la más alta, y hay cinco o seis crestas de gallo dispersas un poco más abajo que ella. Los árboles Tang, que florecen en otoño, siguen mostrando sus copas. Nunca había mirado este jardín con tanta tranquilidad desde que enfermé como esta mañana.

Shiki enfermo, junto a su madre, en la mañana del 14 de septiembre de 1902, escuchando al vendedor desde la calle: ¡¡Natto!! ¡¡Natto!! Fuente: Federación japonesa de sociedades cooperativas de natto (comida típica hecha con semillas de soja cocidas y fermentadas).

Hago gárgaras. Hablo con Kyoshi. En la casa del lado sur de la calle, una voz como la de un niño de segundo grado comienza a revisar un libro. Poco después, llegó un vendedor de natto. El lado sur de mi casa es un pequeño callejón, pero como solía ser una parte de la villa de Kaga, este callejón es un callejón sin salida, por lo que incluso los vendedores de tofu rara vez vienen a este callejón trasero. Por eso, cuando raramente viene un comerciante de comida o bebida, me siento tentado a comprarle para animarme. Esta mañana, inusualmente, ha llegado un vendedor de natto, y se oía a la gente de la manzana comprar natto de aquí y de allá. No quería comerlo yo, pero dejé que compraran un poco.

Cuando miré al exterior mientras hablaba con Kyoshi sobre la mañana que pasamos en Suma, vi una sola hoja de luffa revoloteando como si hubiera caído rocío sobre ella. Cada vez que esto ocurría, el aire fresco del otoño parecía penetrar en mi piel y me sentía indescriptiblemente bien. Me resultaba extraño que hubiera sufrido tanto dolor y que ahora no me sintiera mal desde hacía unos momentos, así que quise escribirlo. Cuando terminé de escribir, mi madre se acercó a mí y me dijo: «Sop está aquí, ¿verdad?”.

Las flores del nirvana II

La primera parte fue publicada en la Revista Literaria Taller Igitur en marzo de 2021 y ahí pueden referirse si quieren conocer toda la información sobre la Lycoris radiata y sus asociaciones culturales, además de otros ocho poemas. Baste decir aquí que florece en torno al equinoccio de otoño, segundo periodo del año en que se realizan los rituales budistas del higan 彼岸, y se la relaciona con el más allá en varias de sus formas, desde los paraísos hasta los infiernos, sin olvidar la budeidad. En el siguiente conjunto, se traduce manjushage 曼珠沙華 (del sánscrito mañjūṣaka) por “flor celestial” y higanbana 彼岸花 por “flor del nirvana”.

1.
Masaoka Shiki 政岡子規 (1867-1902), reformador de la poesía japonesa, haikuísta y editor.

 

日の落る野中の丘や曼珠沙華
Hi no ochiru nonaka no oka ya manjushage

¡La colina en medio
del campo en que se pone el sol!
Flores celestiales.

曼珠沙花野暮な親父の墓の前
Manjushage yabona oyaji no haka mae

Frente a la tumba
de mi rústico padre,
flores celestiales.

2.
Kawahigashi Hekigotô 河東碧梧桐 (1873-1937), haikuísta discípulo y colaborador de Masaoka Shiki 政岡子規, elector de la sección de haiku del periódico Nihon 日本, promotor del haiku de la «Nueva Tendencia» (Shinkeikô 新傾向), ensayista y editor.

法窟の大破に泣くや曼珠沙華
Hôkutsu no taiha ni naku ya manjushage

Llorar ante el destrozo
en el recinto de práctica.
Flores celestiales.

La palabra hôkutsu 法窟, que significa literalmente «cueva del Dharma», se refiere a un recinto dedicado a las prácticas ascéticas y devocionales. Pese al nombre, suele ser un edificio de madera.

須磨寺や松が根に咲く曼珠沙華
Sumadera ya matsu ga ne ni saku manjushage

El Templo de Suma.
Flores celestiales
que abren al pie de los pinos.

川沿や芒が中の曼珠沙華 
Kawazoi ya susuki ga naka no manjushage

Borde del río.
Flores celestiales
en medio de los pastos.

Susuki 芒 es el nombre de la especie de pasto Miscanthus sinensis, que crece en grupos compactos y produce altos penachos blancos en el otoño. Es una de las siete hierbas de dicha estación y se cultiva con propósitos ornamentales.

3.
Taneda Santôka 種田山頭火 (1882-1940), haikuísta de estilo libre discípulo de Ogiwara Seisensui 荻原井泉水, caminante y monje de la Escuela Cáodòng (Sôtôshū 曹洞宗).

彼岸花さくふるさとはお墓のあるばかり
Higashibana saku furusato wa o-haka no aru bakari

Brotan las flores del nirvana
en una aldea
en que sólo hay tumbas.

4.
Aioigaki Kajin 相生垣瓜人 (1898-1985), haikuísta y elector para la revista Ashibi 馬酔木.

彼岸花彼の岸よりぞ飛来せし
Higanbana a no kishi yori zo hirai seshi

Flores del nirvana.
Justo del otro lado,
vienen volando…

Este haiku contiene un juego de palabras con la etimología del nombre de la flor y de la festividad budista, lo que podría hacer pensar en las flores como almas que llegan desde algún más allá. Sin embargo, el sustantivo hirai 飛来, que se refiere a la acción de venir volando, es usado principalmente en relación con las aves que se posan en la superficie del agua, como los cisnes y patos, por lo que nos sitúa en una ribera.

曼珠沙華雲より鴉下りにけり
Manjushage kumo yori karasu orinikeri

Flores celestiales.
Bajaron esos cuervos
de entre las nubes.

浄土をば偲ぶべしとや曼珠沙華
Jôdo o ba shinobu beshi to ya manjushage

¡Debo pensar
justo en la Tierra Pura!
Flores celestiales.

5.
Yamaguchi Seishi 山口誓子 (1901-1994), haikuísta discípulo de Takahama Kyoshi 高浜虚子 y, luego, adalid del haiku de vanguardia, editor y elector de la sección de haiku del periódico Asahi 朝日.

曼珠沙華地獄の道の軟らかに
Manjushage jigoku no michi no yawaraka ni

Flores celestiales.
Con placidez
por la senda del infierno…

Este haiku sintetiza dos de los mitos asociados con la Lycoris radiata al usar el nombre proveniente del Sutra del Loto y evocar otro de los nombres de la flor: jigokubana 地獄花 o flor del infierno.

6.
Suzuki Masajo 鈴木真砂女 (1906-2003), administradora de un hotel tradicional y, luego, de una fonda, además de haikuísta discípula de Kubota Mantarô 久保田万太郎 y de Azumi Atsushi 安住敦.

恋の夢獏に食はさじ曼珠沙華
Koi no yume baku ni kuwasaji manjushage

No ha de devorar
los sueños de amor el baku.
Flores celestiales.

La criatura mitológica llamada mò en chino o baku en japonés es una especie de quimera con trompa y colmillos como los de un elefante. Es un protector contra las fuerzas malignas y se lo ha asociado particularmente con la habilidad de neutralizar las pesadillas. En este sentido, el haiku nos indica la creencia de su autora de que su amorío del momento tendrá buen término.

7.
Watanabe Hakusen 渡邊白泉 (1913-1969), empleado de la editorial Sanseidô 三省堂, haikuísta de vanguardia y teórico del haiku sin palabra estacional.

トンネルの口や孤独の曼珠沙華
Tonneru no kuchi ya kodoku no manjushage

La entrada al túnel.
Sólo una solitaria
flor celestial.

8.
Katsura Nobuko 桂信子 (1914-2004), haikuísta discípula de Hino Sôjô 日野草城, editora y vicepresidenta de la Asociación de Haiku Moderno (Gendai Haiku Kyôkai 現代俳句協会).

遠きより見る月明のまんじゆさげ
Tôki yori miru getsumei no manjusage

Vistas de lejos,
flores celestiales
a la luz de la luna.

まんじゆさげ月なき夜も蘂ひろぐ
Manjusage tsuki naki yoru mo shibe hiroku

Flores celestiales.
Hasta en noches sin luna
abren sus pistilos.

9.
Matsuzaki Tetsunosuke 松崎鉄之介 (1918-2014), empleado de la Oficina de Recaudación de Tokio, asesor fiscal, haikuísta discípulo de Ôno Rinka 大野林火, directivo de la Asociación de Haikuístas (Haijin Kyôkai 俳人協会) y colaborador del Museo Literario del Haiku (Haiku Bungakukan 俳句文学館).

汀女亡し今年乏しき曼珠沙華
Teijo nashi kotoshi toboshiki manjushage

Este año sin Teijo,
las flores celestiales
son escasas.

La haikuísta Nakamura Teijo 中村汀女 murió en 1988.

10.
Kadokawa Gen’yoshi 角川源義 (1917-1975), doctor en literatura japonesa, haikuísta, empresario cultural fundador de la Corporación Kadokawa, de los premios Kadokawa para haiku y tanka, del Museo Literario del Haiku (Haiku Bungakukan 俳句文学館), etc. y miembro de la Asociación de Haikuístas (Haijin Kyôkai 俳人協会).

野の池に仏微笑す曼珠沙華
No no ike ni hotoke bishô su manjushage

En esa charca,
sonríen los budas…
Flores celestiales.

11.
Sakaguchi Mihoko 坂口三保子 (n. 1922).

老い猫は何処で果てしや彼岸花
Oi neko wa doko de hateshi ya higanbana

El gato anciano
¿dónde va a sucumbir?
Flores del nirvana.

12.
Itami Mikihiko 伊丹三樹彦 (1929-2019), haikuísta, editor, fotógrafo y consultor de la Asociación de Haiku Moderno (Gendai Haiku Kyôkai 現代俳句協会).

彼岸花父母への仏事怠るとは
Higanbana fubo e no butsuji okotaru to wa

Flores del nirvana.
El descuidar las ceremonias
para los padres…

彼岸花帰山仁王は白布ぐるみ
Higanbana kisan niô wa hakufu gurumi

Flores del nirvana.
El Rey Benevolente vuelve a su montaña
con paño blanco.

Los Reyes Benevolentes o Niô 仁王 son manifestaciones guerreras del bodhisattva Vajrapani (Shukongôshin 執金剛神) que sirven de guardianes a los templos. Normalmente, sus esculturas se encuentran en pares que flanquean la entrada a los terrenos de las instituciones budistas. En Japón, suelen llevar el torso desnudo y una especie de pantalón falda que cubre hasta las rodillas. Por su parte, kisan 帰山, que significa literalmente «regresar a la propia montaña», es una palabra budista en la que «montaña» se refiere al templo o monasterio al que se pertenece. Como resultado, parece que el haiku muestra admiración ante la escultura de uno de estos guardianes que ha regresado restaurada a su sitio.

彼岸花蝶あたふたとあたふたと
Higanbana chô atafuta to atafuta to

Flores del nirvana.
Una mariposa con prisa,
con mucha prisa…

彼岸花迷い鴎に火の海ぞ
Higanbana mayoi kamome ni hi no umi zo

Flores del nirvana:
para la gaviota extraviada,
un mar de fuego.

戦友の碑へ火線成す彼岸花
Sen’yū no hi e kasen nasu higanbana

Flores del nirvana
que hacia la estela de los compañeros de armas
forman una línea de fuego.

13.
Satô Yoshiko 佐藤淑子 (n. 1955), pedagoga con doctorado y profesora de la Universidad para Mujeres de Kamakura (Kamakura Joshi Daigaku 鎌倉女子大学).

彼岸花日の神に朱を欺かず
Higanbana hi no kami ni ake o azamukazu

Flores del nirvana.
Sin ser como el rojo
de la diosa solar…

14.
Ogura Yoshiro 小倉喜郎 (n. 1965), haikuísta.

デジャ・ヴユして彼岸花に立眩み
Deja • vu shite higanbana ni tachi kurumi

Un déjà-vu.
Me detengo perdido
entre higanbanas…

15.
Kinoshita Setsuko 木下節子, editora en jefe de la revista Manantial (Izumi 泉) y secretaria general de la sede de Ehime de la Asociación de Haikuístas (Haijin Kyôkai 俳人協会).

石佛を積みし城垣彼岸花
Sekibutsu o tsumi shi shôen higanbana

El muro del castillo
de budas de piedra apilados…
Flores del nirvana.

16.
Hirose Toshiko 広瀬敏子

兵の墓の供華なり彼岸花
Tsuwamono no haka no kuge nari higanbana

Ofrenda floral
en la tumba del soldado:
flores del nirvana.

17.
Yanagisawa An 柳沢杏

どこからも彼岸花見え水の音
Doko kara mo higanbana mie mizu no oto

De cualquier punto,
se ven flores del nirvana.
Sonido de agua.

Septiembre 2022

Haibun 36

 Reencuentro

He regresado al pueblo que tanto amó mi padre y al entrar a la casa donde me está esperando mi mamá el corazón me late con una fuerza desmedida.

 Latidos incesantes…

 desde los árboles

el cotorreo de las loras

Cada rincón, cada cosa, cada marca, me trae recuerdos de aquellos veranos e inviernos vividos en familia en esta casa.

Salamandra apagada.

En un rincón de la galería

los guantes de mi padre

Hay lugares como éste que guardan la calidez y el amor de la familia. Es hora de tomar un mate o un té. Mi madre prepara un mate para cada una; por protocolo y cuidado ya no lo compartimos como es la costumbre. Mientras ella elige los que vamos a usar , mis ojos se fijan en uno que está en un rincón de la repisa.

Tomillo seco…

El mate de la abuela

desvencijado

Esta casa construida con tanto sacrificio por mis padres me habla de familia, de encuentro con amigos, de asados compartidos y también de  ausencias.

Los ojos de mi hermana

fijos desde la foto…

Lirios secos

¡Cuánto bien hace regresar a los afectos! La ternura se despierta acariciándome con mano cálida mientras me susurra es hora de dar la bienvenida a un nuevo día.

 

                                           Julia Guzmán.
                                           Salsacate, Provincia de Córdoba. Argentina.
                                           20 de marzo de 2021.

Luna de otoño

Asoma ya el otoño y, en el imaginario estético japonés, emerge la gran luna. Hay otros signos otoñales -como la brama del ciervo, las hojas de arce, las hierbas marchitas o el rocío-, pero en la sucesiva “trinidad de belleza” -nieve, luna, flores-, ninguno tan intenso como la luna. No es la primaveral, velada por la niebla; ni la que se adivina, pálida, bajo la lluvia; es la que brilla en todo su esplendor, “tierna, impecablemente inmaculada”, evocada también por una bella canción española del siglo XVI: “¡Ay, luna, que reluzes, / toda la noche m’alumbres!”. Virgilio imagina el avance de las naves argivas amparadas por su silencioso fulgor, y Borges recuerda -junto a la mariposa de Chuang-Tzu y las arenas del Ganges- “la luna que miraban los caldeos”. En los jisei no ku -poemas del “adiós”-, la luna simboliza la vida entera: última imagen, dos años más, de un mundo pasajero; despedida cortés; gratitud por su contemplación antes de regresar a casa con la propia sombra; fulgor que se refleja en el espejo del corazón ya limpio…

Pasión y sutileza. En el “Genji monogatari”, el príncipe resplandeciente seduce a la Dama de la Noche de la Luna brumosa, y en el diario de su autora, Murasaki Shikibu, se relata el episodio en que dos jóvenes cortesanos juegan a mantener prisionera a Murasaki en su habitación, mientras fuera la luna se refleja en las orillas cubiertas de musgo de un riachuelo que recorre el jardín imperial… En su “Libro de la almohada”, la deliciosa y perspicaz Sei Shônagon cita, entre las cosas que le dan placer, cruzar un río una noche de luna llena y ver brillar los guijarros en el fondo… Bashô, eterno viajero, se deja guiar por el viento de otoño, se obsesiona con las lunas del monte Obasuté y de la isla Sarashima, y pasa la noche entera rodeando el lago de la contemplación. Desde su sensibilidad femenina, Chiyo-ni compara las flores blancas de yûgao, la “flor de luna”, con su piel de mujer al desnudarse (Yûgao da nombre a una de las amantes secretas del príncipe Genji). Issa sorprende al niño que, sollozando, pide imperiosamente la luna llena… Y cuando alguien pregunta por el camino de la poesía, un maestro responde: “La luna creciente sobre las altas hierbas de un páramo seco”.

Lunas y más lunas: concentrando la energía de la meditación más poderosa, consolando a los solitarios, jugando al escondite, enamorándose de las flores, tomando el fresco sobre un puente… Luna que marcha a grandes pasos y luna solitaria sobre campos nevados. Su brillo y su frescor en la red goteante y en la campanilla que se mece al viento… La secreta energía de la fugacidad. Un escritor del siglo XVII, Asai Ryoi, describe así los matices del “mundo flotante” (ukiyo), tan cercano al sentimiento del aware: “Vivir sólo para este momento; concentrar toda la atención en la belleza de la luna, de la nieve, de los cerezos en flor y de las hojas de arce; cantar canciones, beber sake, abandonarse simplemente al placer, fluyendo, fluyendo; no preocuparse en lo más mínimo por la pobreza inminente, ahuyentar todas las tribulaciones, comportarse como la calabaza en la corriente del río…”

***

Septiembre 2022

Después de la lluvia

Mi caminata hoy la hago por el borde de las mesetas. Después de muchos días de lluvia el paisaje ha variado un tanto, los senderos que habitualmente recorría son arcillosos, se han formado zanjones irregulares, por lo que es imposible pasar por algunos de los tramos.

El aire fresco recorre mi rostro dejando deslizar unas lágrimas…

En un faldeo de meseta socavado por la lluvia, quedan a la vista las raíces de las zampas   (arbusto de hojas de un verde suave) abundantes en esta parte de la meseta, cercana al mar.

Las raíces forman un entretejido digno de una pintura. Me detengo y no puedo dejar de observar la belleza entre tintes grises que les dan un atractivo especial.

Continuando la caminata hay partes de suelo seco, agrietado, donde hubo evaporación suficiente. Otros  espacios permanecen encharcadas

Unos pasos más adelante, en charcos con aguas turbias apenas se observan partes de algunas manzanillas silvestres y emergiendo algunas flores secas.

 

Tarde nublada

En el barro agrietado

unas huellas

Septiembre 2022

CONSTRUIR

Acaba agosto

y carretera abajo,

cantan los grillos.

 

DECONSTRUIR

Compuesto ayer, o quizá anteayer, mientras descendía por la carretera El Real-Navamorcuende a la hora en que la tarde ya ha sido vencida y se acerca el crepúsculo, pero aún hay luz suficiente para disparar la foto que acompaño.

   La voz de los grillos, cuya fatiga ya se percibe al final del verano, acompasaba mis pasos en el paseo vespertino de cuarenta minutos que realizo a diario desde mi casa. Castaños y robles flanquean esta carretera sinuosa, que baja del puerto El Piélago, en las primeras estribaciones de la Sierra de Gredos.

  Nada más comentarios deconstructores. Solo una sensación –la del sonido y la de mis pasos hacia abajo- y una leve conmoción: el paso del tiempo.

EL PEREJIL Y LAS SIETE HIERBAS. Haiku 43

43  

七くさや袴の紐の片むすび

Nanakusa ya hakama no himo no katamusubi

El festival de las siete hierbas-
el nudo imperfecto
de su pantalón.

Desglose:

 七くさ [nanakusa: día de las siete hierbas], [ya: partícula], [hakama: falda o pantalón tradicional, hasta los tobillos, atado a la cintura], [no: partícula], [himo: cuerda], [no: partícula], [kata: incompleto, imperfecto], むすび [musubi: nudo],

Comentario y notas culturales:

Ya hablamos, en el haiku número 17, sobre este Festival de las Siete Hierbas (七草の節句 nanakusa no sekku); el plato gastronómico por excelencia es el okayu, un tipo de arroz, que se consume para protegerse de los demonios, favorecer la longevidad y la buena suerte. Tiene un valor diurético, depurativo, tras las comidas de Año Nuevo. Las siete hierbas son: perejil japonés (seri), jaramago blanco, borriza, pamplina, lampsana, nabo y rábano. Este festival se celebraba el séptimo día del primer mes lunar y cambió al 7 de enero tras la revolución Meiji.

El hakama es una especie de falda o pantalón hasta los tobillos, utilizado, en su origen, sólo por los hombres: se ata a la cintura. Pronto se convirtió en una prenda nobiliaria, utilizada por los samuráis, hasta que en el periodo Edo comenzó a ser utilizada también por mujeres de alta posición. Actualmente se emplea sobre un kimono. Esta prenda se fija con cuatro tiras: dos largas y dos cortas. Para anudarla, existen dos métodos fundamentales: “la forma del guerrero o sin musubi, nudo correcto” (un nudo cuadrado simple) y el “método común o jumonji musubi” (diez nudos).  Día solemne y aquella persona con el nudo imperfecto: hay belleza en la asimetría, wabi-sabi, pero también preguntas sobre el motivo.

Septiembre 2022

Entramos en septiembre al corazón del otoño, y nada más otoñal que imágenes de cultivos. Con el haiku de este mes, Bashou nos lleva no sólo al centro de esta estación, sino también, al centro de la literatura nipona, e incluso, del propio haiku como estilo poético.

Cuando hablamos del corazón de la literatura japonesa no podemos referirnos a otra cosa que no sea el Genji monogatari, escrito por Murasaki Shikibu en el año 1008 y considerada la primera novela del mundo. Por más vueltas que nos demos a través del tiempo y la historia, una y otra vez volvemos a ella, tal como lo hace Bashou en esta ocasión.

En el capítulo llamado “Utsusemi”, Genji continúa persiguiendo a la dama de este nombre, el cual significa “caparazón de cigarra”, quien se le resiste. Consigue una noche, gracias a la ayuda del pequeño hermano de la dama, entrar en los aposentos de ella, pero al estar oscuro se confunde y se acuesta junto a otra dama, Nokiba no Ogi (que significa “miscanto del alero”). Es en este episodio que Bashou basa hábilmente su haiku.

唐きびや軒端の荻のとりちがへ

toukibi ya nokiba no ogi no torichigae

mijo, en el borde del alero en vez de miscanto

El error del haiku se da porque las espigas de ambas plantas se parecen, pero en el fondo es un juego de palabras, ya que Bashou toma el nombre de la dama “equivocada” de la historia de Genji.

Y aquí encontramos el corazón del haiku. El nombre original de este estilo poético es 俳諧 haikai, y es el que se utilizó durante todo el período Edo (1603 – 1868), hasta que Shiki Masaoka lo cambia a 俳句 haiku a inicios del periodo Meiji (1868 – 1912). Si analizamos los kanjis de haikai俳諧 tenemos 俳: actor, divertirse, jugar, bromear; y 諧: armonizar. En haiku 俳句, el primer kanji es el mismo, y el segundo significa verso. Es decir, en ambas definiciones tenemos el concepto de “broma”, y, de hecho, es fácil encontrar como definición de haiku: “poema humorístico”. Pero el humor no consistía en tratar algo gracioso o risible. Una de las técnicas que introdujo el “haikai renga” 俳諧連歌, y que heredó el haiku, es la mezcla del lenguaje poético o “uta kotoba” 歌言葉 (季語 “kigo” en el haiku) con el 俳言 “haigon” o lenguaje coloquial, y era esta mixtura, no utilizada previamente en la poesía clásica, la que confería sorpresa o humor al poema. En Occidente a veces pecamos de serios cuando nos enfrentamos al haiku, queriendo ocultarlo tras un velo casi mítico o sobrenatural, olvidando que también podemos hallar en él diversión, la diversión de la incongruencia de una situación, pero también la de utilizar nuestras capacidades y conocimientos en su máximo potencial. Vean cómo el maestro de este estilo se da la maña de recordar un pasaje de la obra cumbre de la literatura clásica japonesa, el conocimiento de la flora, el uso lingüístico ―ya que 唐きび toukibi o mijo es kigo de otoño, específicamente de septiembre―, todo en 17 sílabas. ¿No es acaso digno de que sonriamos maravillados de tanta habilidad?

Y quiero despedirme así de ustedes este mes, dejándoles como mensaje la importancia de divertirnos, de encontrar una sonrisa en el mundo que observamos. ¡Qué tengan un maravilloso septiembre!

Septiembre 2022

 

lluna d’agost

la resplendor de l’alba

al cirerer

 

————

luna de agosto*

el resplandor del alba

en el cerezo

 

https://es.wikipedia.org/wiki/Luna_azul

 

 

lluna de dia

als cards sense llavor

unes vaquetes *

—————

luna de día

en los cardos sin semilla

unas vaquetas *

 

* https://es.wikipedia.org/wiki/Iberus_gualtieranus_alonensis