Archivo de la etiqueta: Senryu

LADRONES

Reginald Horace Blyth

Traducción y selección: Jorge Braulio

 

Mitsukatte uma nusubito wa notte nige

Cuando sorprendieron

al ladrón del caballo,

escapó montado en él.

Hay algo cómico, incluso profundo, en el hecho de que el hombre use el objeto de su crimen para escapar de las consecuencias.

***

ANÓNIMO

Nusubito wo   toraete haha wa   koe wo sage

 

Al sorprender al ladrón

la madre

baja la voz.

La virtud de este verso está en la manera en que el escritor del senryu percibe y expresa lo más significativo, la parte más simbólica de la historia, el descenso de la voz, desde el grito hasta el susurro, la súbita conversión de una mujer en madre.

***

ANÓNIMO

 

Hana-nusuto   chô wa mugon de   okkakeru

Ladrón de flores.

Le persigue en silencio

la mariposa.

***

ANÓNIMO

Kaki-nusuto   me wo mitsuketa to   shiri wo fuki

“¡Al fin descubro

al que roba los nísperos!”

Se limpia el trasero.

 

Posiblemente está en una letrina, con la puerta entreabierta, o quizás tras un seto. En cualquier caso, se encuentra por azar en una posición privilegiada para descubrir al ladrón.

***

YASHARÔ

Dorobô no   kaeri ni marui   tsuki wo home

Al regreso del robo,

ensalza la redondez

de la luna.

 

La sátira aquí es muy delicada. Este hombre ha robado, se ha introducido en algunas casas para apropiarse de cuanto pueda convertirse en dinero. Una vez satisfechas sus necesidades más groseras y materiales, aflora su naturaleza espiritual y contempla la encantadora redondez de la luna con la mente tranquila, apaciguada.

 

Fuentes:

H. Blyth

Oriental Humour. Hokuseido Press. Tokyo, 1959 [I]

Japanese Life and Character in Senryu. Hokuseido Press. Tokyo, 1960 [II]

 

 

POLICÍAS

Un doctor, un sacerdote, un maestro, un carpintero, como tales son en parte hombres, humanos incompletos y, por consiguiente, asuntos apropiados para el senryu. Sobre todo en el Japón antiguo, las ocupaciones y profesiones eran rígidamente fijas e incambiables. Había algo no sólo feudalista sino más bien caracterizaciones teatrales en los tipos de personas. Incluso ahora, el padre debe ser como-un-padre, la abuela debe pensar, hablar y comportarse como una abuela. Hay poco margen para el desplazamiento, en otras palabras, pocas oportunidades para que cualquier persona sea libre, sea un ser humano. Sólo el escritor, mientras el senryu está fraguándose en su mente, es realmente libre, realmente humano.

***

 POLICÍAS

 

ANÓNIMO

Yoshi warushi mukai e dekite hashutsujo ga

Bueno y malo:

una comisaría

frente a nuestra casa.

***

 TETSURAKAN

 Shikaritai   yô na kao shite   junsa yuki

Un policía,

al parecer, buscando

a quien multar.

 

Es una peculiaridad del semblante de los policías japoneses. Es necesario que sea así porque evita la abierta desobediencia de los demás japoneses.

***

KAORU

 Poketto e ryôte wo irete ii junsa

Con ambas manos

en sus bolsillos:

amable policía.

 

Esto fue hace treinta años. Los policías eran en general arrogantes, rudos e insensibles. Ocasionalmente se encontraba un policía como el de arriba, cachazudo y de buen corazón, según podemos comprobar al verlo con sus manos enfundadas en los bolsillos de sus pantalones.

***

KOZUCHI

Waga tsuma ni atte junsa wa shita wo naki

 

Llora el gendarme

cuando se encuentra

con su mujer.

 

Al parecer aquí hay algo interesante y misterioso. Algo inexplicablemente humano en la conducta del policía que se conmueve al ver acercarse a su esposa. ¿Está avergonzado de sí mismo por ser policía o por estar casado? ¿Le avergüenza que alguien lo vea? ¿Está acaso –el pensamiento más extraño de todos—avergonzado de estar avergonzado?

***

SHUNU

Kôban e   honrai kû ga   tsukidasare

“Todo es vacío original.”

Lo llevan a la estación

de policía.

 

En el Zen escuchamos frecuentemente: muichimotsu chû mujinzô, “No tener nada es tenerlo todo”, pero en el caso actual, “ex nihilo nihil fit”, nada sale de la nada. En el senryu, el hombre burló la factura del restaurante, pero sus bolsillos estaban originalmente vacíos.

 

 Fuente:

Oriental Humour. Hokuseido Press. Tokyo, 1959

Japanese Life and Character in Senryu. Hokuseido Press. Tokyo, 1960

© Jorge Braulio